Honestidad

Hace unos días, apareció en prensa una noticia para mí bastante curiosa: El Papa recomienda que los católicos no mientan en sus perfiles. Curiosa por varios motivos: por una parte, por la sugerencia de que la Iglesia acoge la sociedad digital (bastante más rápido que lo que ha venido acogiendo otras cosas ¿quizás porque no tiene más remedio?). También por toda la falsedad e incoherencia que se esconde a menudo tras la religiosidad (y lo digo desde mi experiencia cristiana). Por otra parte, me pregunto por qué, puestos a recomendar, no se lo recomienda a todo el mundo…

Y lo principal de mi reflexión va en esa dirección. En esta sociedad tan basada en la imagen por encima de la autenticidad, aprendemos desde la cuna a crear una fachada, un disfraz, que llevar por la vida, que proyecta la imagen con la que sentirnos seguros ante los demás (no necesariamente una imagen positiva: muchos se identifican con el victimismo, con la violencia, con la incapacidad. El caso es acogerse a una imagen en la que enquistarnos… a cambio de sentirnos seguros y reconocidos). El mundo internet favorece todo eso: podemos “construir” nuestra identidad digital, que no tiene que ser la misma que la física. Una oportunidad para la autenticidad, o una oportunidad para mentir todavía más…

Y me pregunto ¿Qué es más creativo, más esencial para mí? ¿Qué es mejor? ¿Qué me hará más feliz, más auténtico? ¿Alimentar mi disfraz o aprender a librarme de él?

He ido descubriendo que identificarme con ese disfraz me hace ser menos libre. También he descubierto que muchas personas prefieren sentirse seguras a ser libres.

En la travesía de mi segunda vida, encontré que la honestidad era tan importante para mí como la felicidad… y no, no es fácil. Pero me merece la pena.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Honestidad

  1. Pingback: Dignidad revisitada | eguíluz.net

  2. Rosa-Alma dijo:

    Ya lo creo que sí. Que razón tienes!! Sigue haciéndonos pensar y reflexionar sobre estas cosas que nos ayudan a ser más felices (que falta nos hace) y a ser mejores personas, no sólo para nosotros sino también con los demás.
    Y cuando me digas….tomamos ese café que tenemos pendiente pero antes necesitaremos el permiso de tu chica, sin su consentimiento no, jeje.

    Necesitamos más seres como tú en estos momentos difíciles y extraños asi que no dejes de mostrarte tal y como eres. Qué suerte tiene esa “chica” tu chica de tenerte!!!! Díselo de mi parte.

    GRACIAS, Maravilloso y Adorable Amigo

    • Andoni dijo:

      Hecho lo del café 🙂 Me abrumas con tus halagos, yo simplemente escribo cuatro ideas porque me apetece, y si le sirven a alguien pues genial…
      Coincido contigo en que son momentos extraños y difíciles, por inseguros, por desconocidos… supongo que el mundo nos está dando a todos la oportunidad de evolucionar. Y cada uno hacemos lo que podemos 🙂
      Le digo a mi chica lo de su suerte. Yo también soy afortunado, y me siento agradecido… Besos, Rosa-Alma!

Los comentarios están cerrados.