La meditación de los ausentes

A esas personas que ya no estáis en mi vida.

Algunas porque llegó el momento
de descansar en el final de esta existencia.

Algunas porque lo que nos unió
se perdió en vuestro camino
o se perdió en el mío.

Algunas porque ya aprendimos
lo que teníamos que aprender juntos,
cada uno con el otro,
y nos dimos el permiso de pasar página.

Otras sin saber por qué.
Otras a conciencia, y mejor así.

Unas pocas, porque decidísteis
que ya no queréis que esté presente
en lo que sea que estéis viviendo ahora.

Es doloroso aceptar que cada persona
está el tiempo que tiene que estar,
cumple la función que debe cumplir,
se mantiene mientras debe mantenerse.
Y después se va.

Con dolor, con amor, y agradecimiento,
me rindo a que ya no estáis.
Sonrío al conectar con vuestros corazones
y sentir esa parte del mío
que siempre llevará vuestra huella.
Me alegra llevar vuestro recuerdo,
el eco de momentos hermosos,
profundos, alegres, sentidos.

Y sin despreciar el eco del ayer,
me entrego al sonido del presente.
En la rendición a la frecuencia que es
se encuentra plena la belleza del armónico que nace
.

Donde sea que estéis,
la paz y el amor con vosotros.
Gracias
.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a La meditación de los ausentes

  1. Rosa-Alma dijo:

    Todavía les-as echas de menos?? Qui lo sa!!!!!!
    Saludos.

    • Andoni dijo:

      Bueno, el apego es un compañero de viaje difícil de quitar del todo… Agradezco lo que compartí y no cambio lo que he vivido. Pero estoy convencido de que está bien así, como es ahora. Los que ahora estáis en mi vida, y los que no están. Besos Rosa!

Los comentarios están cerrados.