Legislación vs consciencia

Nos acaban de limitar la velocidad a 110 km/h, en lugar de a 120. ¡Gracias, Gobierno, por decidir por nosotros! 🙂

Esta campaña me recuerda el “Aunque tú puedas pagarlo, España no puede” de los 70, de otro Estado, de otra consciencia social. Vaya…

Es sano y no puedo sino estar de acuerdo con la idea de que podemos ser consumidores más responsables. Sabiendo que se puede consumir menos, gastar menos dinero, dañar menos al planeta. La formación en sostenibilidad me parece imprescindible. Bien por eso. Hay una larga lista de recomendaciones que el gobierno debería transmitir a la población, lista muy coincidente con la línea ecologista de pensamiento y los movimientos de slow living. Pero ¿reglamentarlo? ¿nos tratan como niños?

Ya puestos, que prohíban tener más de cuatro luces encendidas en casa, tirar más de dos bolsas de basura al día, y tener bañera. Y la tele 3D, si total nos vale con 2…

Cuando leo la creación de medidas como esta, me imagino a un ministro con la idea ¡eureka! en la ducha, llegando al despacho, y poniéndose a escribir con una sonrisa (¡qué idea tan buena he tenido! soy genial). Más o menos lo que yo hago cuando escribo alguna entrada de blog 🙂

Creo que lo que hace falta es incentivar la consciencia individual y colectiva, y no reforzar el infantilismo. La responsabilidad no sólo se trabaja a base de preceptos y leyes. En mi humilde opinión, el gobierno debería estar para otras cosas… o nos vamos a pasar la vida regulando y legislando. Quizás si se fuera a la raíz de los problemas en lugar de tomar medidas estrambóticas…

Pero a pesar de esto, la demostración de madurez la trae la creatividad y buen humor de la ciudadanía: valgan el #110Facts en twitter o la noticia de Bisbal en la falsa web del PSOE como ejemplos… y es que en los próximos años nos va a hacer falta más humor y amor que nunca para aguantar lo que tendremos que seguir viendo…

Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Legislación vs consciencia

  1. Hola Andoni,

    te respondo lo mismo que le he dicho a JosuKa por Twitter: es cuestión de balanza comercial. Vale, el déficit comercial es de unos ciudadanos españoles con otros extranjeros, luego, ¿por qué el gobierno la asume como propia de España no?

    Bueno, no es tan simple. Un déficit en la balanza comercial no se ve bien para “los de fuera” (léase empresas que quieren invertir o prestar dinero a España en general, o sus ciudadanos en particular). Es un indicador macroeconómico que se sigue mucho.

    Un déficit comercial indica una falta muy notable de ahorro de los españoles. En una coyuntura como la actual, de restricción crediticia para las entidades españolas, parece muy probable. Y más aún, porque España tiene un déficit comercial de los malos (un déficit no tiene porque ser malo, depende de su naturaleza), ya que importa en demasiada cantidad (proporcionalmente) bienes de consumo, que son los que te hacen depender demasiado (necesidades básicas).

    Yo, personalmente, no soy muy partidario de los indicadores macroeconómicos, pero ahora que nuestra política es fuertemente influenciada por las exigencias de los mercados (necesitamos financiación, y en los mercados normales ya no nos la dan), a los mercados sí les interesa estos indicadores.

    Además, la teoría dice que por orden, si equilibras la balanza comercial, luego lo hace la fiscal (con los impuestos no nos va mejor) y luego finalmente la de pagos. Entiendo que el gobierno esté preocupado por ello. Eso sí, esto no es una vuelta al mercantilismo ni nada por el estilo que he estado leyendo antes en los periódicos, ¡ni que éste gobierno esté siendo socialista en los últimos tiempos!

    En definitiva, lo que alguna vez hemos hablado: el problema es otro, el problema está en el modelo de sociedad petrolera y consumista que tenemos. TODO es petróleo, desde las pegatinas que pondrán en las señales hasta los tickets que se imprimirán para los billetes de cercanías y regionales rebajados.

    Un abrazo 🙂

    • Andoni dijo:

      Todo es petróleo, hasta que quede un añito, y entonces se querrán poner las botas liberando todas las patentes que tienen atascadas para redefinir la sociedad del transporte en base a otro sistema energético… que también estarán diseñando cómo controlar. Y es que hace tiempo que la dirección de la humanidad la llevan las grandes multinacionales de la energía.

      ¡Inventemos el aparato de energía infinita ya! 🙂

Los comentarios están cerrados.