15M: el camino de la evolución

Llevo unos días queriendo escribir algo del 15M, pero no sentía que tuviera nada nuevo que decir. Y leyendo sobre el ciclo histórico natural de las cosas… hablemos de la oclocracia (gracias Carlos).

Aunque el mundo evoluciona en nuevas formas (ahora más que nunca), es importante rendirse ante el poder y la realidad apabullante de la historia. Nos pasamos la vida repitiendo esquemas que ya han ocurrido. Por eso es especialmente importante ser humildes y conocer y reconocer nuestro pasado, para de verdad poder evolucionar hacia un futuro sin los mismos errores.

Por vislumbrar la idea, la oclocracia es la degeneración de la democracia, y está descrita desde la Grecia antigua. Algo así como gobernar para ellos en lugar de gobernar para el pueblo. Citando la wikipedia, “(…) permanente peligro para la democracia popular: el interés de los oclócratas que ejercen el poder para hacerla degenerar en oclocracia con el objetivo de mantener dicho poder de forma corrupta, buscando una ilusoria legitimidad en el sector más ignorante de la sociedad, hacia el cual vuelcan todos sus esfuerzos propagandísticos y manipuladores.” ¿A que os suena?

Volviendo al 15M. Me parece importantísimo lo que está ocurriendo. Sin embargo, me preocupa el después. Que acabe en nada. Cada elección desde que tengo uso de razón ha habido partidos “extraños” minoritarios que suenan bien: antisistema, ecologistas, republicanos… también gente en tiendas, encadenados, encartelados… burbujas en la gaseosa. ¿Será el 15M una burbuja más? (eso querrán muchos políticos hoy)

En mi entender hay dos maneras deseables en las que podemos conseguir que el 15M de verdad se transforme en “revolucionario”. Ojalá pase alguna de ellas, o las dos, o alguna otra que no alcanzo a vislumbrar.

La primera requiere liderazgo y capacidad. Que un grupo de personas nobles, inteligentes, capaces, éticas y con personalidad, dentro de este movimiento, acojan la responsabilidad de liderar el proceso. Seguramente formar un partido, cohesionar un conjunto de voluntades dispersas, e ilusionarnos a todos. Y luego mantenerse para poder transformar el sistema desde dentro (en nuestra experiencia, algo nada fácil).

La segunda requiere presión e inteligencia. Mantener la presión para forzar a la clase política actual, sea del color que sea, que acepte mecanismos “innovadores” que limiten o anulen su capacidad de “gobernar para ellos”. La idea más clara y 2.0 que se me ocurre es incorporar un mecanismo de elevar peticiones concretas para votación popular en todo momento, a través de la información previa, y del voto vinculante posterior. Que por ejemplo, pudiéramos elevar la petición de “convertir esta monarquía en una república”, reflexionar unas pocas semanas, y votarla con obligación vinculante para todos los partidos actualmente en el poder. Auténtica democracia 2.0.  Glocal, tanto a nivel del estado como de las autonomías y los ayuntamientos.

Como esta idea, la prohibición de cargos implicados en corrupción, la disminución de los sueldos y prerrogativas políticas… y tantas otras ideas juiciosas e interesantes que se están desarrollando estos importantes días en esta nueva ágora de Sol y otras plazas luminosas de nuestro país. Pero no seamos infantiles: hace falta reflexión, conocimiento y aceptar sacrificios. Todos hemos querido la paz mundial. Incluso los políticos que ahora nos “gobiernan”. Incluso las misses y los misters.

En mis dos opciones deseables, el 15M puede aportar mucho. Desde el liderazgo, o desde la presión. Pero no será fácil, y tendremos que ser maduros para conseguirlo. Las opciones indeseables… conocemos algo de historia. La revolución por la violencia, la sangre, el ejército, la guerra civil… hay unas cuantas. Espero que encontremos la manera deseable. Porque seguir como estamos… casi prefiero la guillotina de la Revolución Francesa. Y qué mal debemos estar porque, Dios mío, nunca creí que pudiera llegar a pensar eso.

Elegí “evolución” y no “revolución” para este título de post, porque la “r” me suena a repetir. Y creo que es importante ahora no repetir antiguos errores. Tenemos la oportunidad de evolucionar. Y quiero acabar en positivo. ¿Os imagináis que el Estado Español fuera la simiente que liderara en el mundo el cambio hacia la Democracia 2.0, la del pueblo para el pueblo? Seamos realistas, pero no dejemos de soñar.

Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a 15M: el camino de la evolución

  1. Gala dijo:

    Increíble Andoni, qué comentario más revelador, gracias.
    Yo tengo muchos sentimientos encontrados con esto del 15M.
    Se dicen apartidistas y apolíticos, me dicen que no quiero entender… Pues no, no entiendo nada y menos que haya uniPPartidismo y que cada vez vayamos más a la derecha. Que PP-PSOE es como un Madrid-Barça.
    Define democracia 2.0, plis, no se si llego a entenderlo. ¿Te refieres a como han propuesto en la acampada de Sol: “Referéndums obligatorios y vinculantes para las cuestiones de gran calado que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos.”? Eso se supone que hacen en Suiza donde hay tan solo 300.000 habitantes, muchísimo dinero para movilizar esos procesos que son caros y donde se hace campaña para lo que más le conviene al gobierno. Además los habitantes están hartos de tanto referéndum y solo vota aproximadamente un 13%… Miedo me da que se hubiera sacado a referendum las bodas homosexuales, una buena campaña, el voto masivo de la derecha y no se yo si hoy tendríamos el orgullo de ser uno de los tres países del muncdo de tener ese honor…
    Muchos besos. Qué pena que estés tan lejos, aun así, gracias a estas cosas puedo sentirte cerquita 🙂
    MUAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Los comentarios están cerrados.