Sobre los desencuentros

No he ido nunca a uno de esos talleres de “resolución de conflictos”. Al próximo que vea me apunto. Ultimamente me están tocando unos cuantos y me doy cuenta de cuánto de similar tienen los conflictos personales, de pareja, con los hijos, con los amigos, en la empresa, con la dirección… (¿quién me iba a decir a mí que pasaría por ejercer de sindicalista?)

Y ni soy un experto ni creo que lo llegue a ser, pero ya que ha surgido, me ha apetecido escribir unas reflexiones que creo que son bastante extrapolables. A ver qué sale…

Invitaciones a hacer para generar un conflicto

  • No estés abierto a la opinión del otro.
  • Diga lo que diga el otro, tu postura es innegociable. Tú tienes la razón. Seguro.
  • No estés dispuesto a ceder. No sería justo. ¡Tú tienes la razón!
  • Intenta manipular al otro mostrando verdades a medias y falsedades camufladas.
  • Incorpora cualquier excusa que justifique tu postura, aunque no tenga nada que ver ni venga a cuento. Cuantos más argumentos falaces utilices, más grande es tu razón.
  • Si tienes hechos que demuestran tu postura, no los muestres. El otro no sabría interpretarlos ni puedes confiar en él para compartirlos.
  • Manifiesta a los cuatro vientos tu honradez, tus valores, tu ética y tu integridad. El otro acabará creyéndoselo. De hecho, de tanto decirlo, acabarán pareciendo ciertos.
  • Asusta al otro con todos los fantasmas que puedan generarle terror: las catástrofes, sus pérdidas, su inseguridad, sus dependencias de ti. Muéstrale lo fácil que sería perderte, y todo lo que tiene sin embargo gracias a ti. Quítale su valor: todo lo que vale es gracias a ti.
  • No estés abierto a cualquier propuesta fuera de tu postura, ni contestes nada si te desmontan los argumentos. No vaciles, eso sería ser débil.
  • No comentes nunca ni valores las cosas buenas del otro. Podría sentirse en disposición de pedir algo que no le quieres dar.
  • Sobrevalora las migajas que estás dispuesto a dar o has venido dando. Dales importancia, ponles valor, maximiza su importancia. Son argumentos que demuestran tu razón.
  • El otro es tu enemigo, no muestres cercanía ni compasión, ni empatía ninguna. Puedes ser condescendiente, paternalista o protector. Al fin y al cabo, tú estás por encima de él.

Invitaciones para intentar resolver un conflicto

  • Empieza valorando la presencia, la opinión y la entrega del otro.
  • Empatiza con su lugar y sus necesidades. Con su dolor y sus quejas.
  • Acoge con respeto la situación y las peticiones del otro.
  • Escucha al otro como un igual. No le mires desde arriba como un padre o un salvador.
  • Parte de la premisa de que la verdad estará siempre en algún punto intermedio entre vuestras dos verdades. Estáte dispuesto a ceder parte de tu postura. Aunque creas que tienes toda la razón.
  • Da para recibir. Valora lo que recibes a cambio de lo que das.
  • Si realmente el otro está equivocado, aporta datos, sé coherente con los hechos, muestra toda la información que sea necesaria. Dale la oportunidad al otro de que crea por sí mismo, no por acto de fe.
  • Confía en el otro si quieres que el otro confíe en ti.
  • Acepta que has podido equivocarte. Ábrete a la posibilidad del error.
  • Discúlpate por todos los errores que hayas cometido.
  • Comparte la molestia y el dolor causado por lo que el otro haya podido hacer. Sin culpabilizar.
  • Respétate a ti. Respeta al otro tanto como a ti mismo.
  • Sé creativo. Hay una manera nueva de resolver esto. No apliques sólo clichés.

Queda abierto a más aportaciones… seguro que hay muchas para las dos listas  🙂    [no, no vale que venga el teórico de resolución de conflictos, se trata de que sea amateur] 😉

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Sobre los desencuentros

  1. Gala dijo:

    Mil gracias de nuevo Andoni.
    Qué casualidad que el último reportaje del País Semanal que imprimí para mi colección fue sobre el tema, “Discrepar sin crear conflicto”:

    http://www.elpais.com/articulo/portada/Discrepar/crear/conflictos/elpepusoceps/20110515elpepspor_6/Tes

    Muchos besos!

  2. Almudena dijo:

    Es muy potente comentar lo que no posibilita el diálogo… lo que no construye confianza… lo que no ayuda a crecer…. lo que no genera compromiso….

    Es una pena que las personas que más podrían aprender leyendo estos listados, se hagan ellas mismas muchas veces “trampas en el solitario”
    Es fácil pretender escuchar sin hacerlo… es fácil pretender dialogar sin hacerlo… es fácil simular que uno confía sin hacerlo….

    Y es muy fácil descubrir al que simula, pretende, engaña… Se le ve a la legua, y ya todos tenemos desarrollados los sentidos para captar la incoherencia…

    Ójala Andoni que con mensajes como el de esta entrada del blog, logremos que más personas abran los ojos a la confianza y el diálogo…

    muchas gracias…

Los comentarios están cerrados.