No disminuyamos nuestros sueños…

Recojo y amplifico estas palabras de Joan Garriga. Para animarme a hacerlas presentes en mi vida, que falta me hace  🙂

“El Yo tiene que arriesgarse con todas sus fuerzas en la dirección de lo que desea. No nos quedemos en casa. No disminuyamos nuestros sueños.

No dejemos de querer aquello que anhelamos profundamente. Invirtámonos. Arriesguémonos en la dirección de lo que nos mueva: me mueve el amor, una pareja, me mueve tener hijos, me mueve escribir poesía, me mueve cocinar para los demás, me mueve ser carpintero,… me mueve contemplar los mares…

Entonces, uno se arriesga en la dirección de lo que anhela en profundidad y esto nos acerca un poquito a estar más felices y estamos en paz con nosotros porque damos los pasos adecuados para ir a aquel lugar al que queremos ir.

Y luego la vida dirá. Y la vida tiene la última palabra. Y cuando la vida habla, entonces, nosotros escuchamos. Y cuando logramos escucharla estamos, también, más en sintonía con nuestra felicidad.”


Me encanta el intersticio
entre la dualidad de nuestros espacios,
el que hay entre el orgullo
de perseguir nuestra plenitud
y la humildad de reconocer
que la vida es mucho más que nosotros.
Me encanta la particular belleza
de rendirnos a la vida.
Y creo que el riesgo, y la curiosidad,
son herramientas fundamentales del crecimiento.

Esta entrada fue publicada en Frases, Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.