Sobre las historias y las mentiras (2)

Completando lo que acabo de escribir en otro post, otro ejemplo de cómo una falta de veracidad puede tirar por tierra un mensaje. O de la importancia de ser veraz al transmitir cualquier cosa, para no acabar jugando todos al mismo juego de la manipulación.

He recibido estos días por varios canales un mismo gráfico:

Grafico comparativo falso de rescate Bankia

Y a pesar de indignarme lo del rescate, el modo y su magnitud, este gráfico de nuevo me hace sentirme engañado. ¿Qué intención había en quien lo hizo?

  • Los datos no son reales (3.106,8 no es el presupuesto de educación 2012)
  • La representación infográfica es engañosa, porque la proporción se mantiene en el radio del círculo (unas 8 veces menor), pero su área es unas 60 veces menor, lo cual induce a engaño porque la metáfora visual de un círculo hace referencia al área y no al radio (para eso se habrían usado barras y no círculos) [puedes ver una explicación numérica por ejemplo aquí]

Y de nuevo lo vemos en este ejemplo: al introducir mentira en un mensaje, corremos el riesgo de anular el mensaje. La verdad del caso Bankia es válida per se. No hace falta exagerarla…

Titulé uno de los primeros escritos de mi edad adulta “hacia el renacimiento del criterio”. Me apena ver que más de 20 años después, sigue siendo necesario. Hoy en vez de usar la palabra “criterio”, me gusta más la palabra “consciencia“.

Seamos conscientes.

PS
Otro corolario de mi post es “la importancia de las matemáticas”. En este gráfico, y en decenas de otros que recibo a menudo que dividen millones de euros entre millones de españoles y se equivocan al hacer la división… en seis dígitos ¡nada menos!  🙂

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Sobre las historias y las mentiras (2)

  1. Pingback: Solo te pido Responsabilidad | Blog personal de Alex Rayón Jerez

  2. cutivengu dijo:

    Este error junto con el de la exageración de los intervalos en el eje Y de los gráficos de barras, son extremadamente comunes en la prensa.

    A mi me parecen lamentables porque en muchos casos hay intencionalidad pero en otros casos es la ignorancia.

    Agur

Los comentarios están cerrados.