Felices y totales diecisiete

Querido Josuan,

¡Felices 17!

Como uno de los permisos que la vida concede a cualquier padre
es poder aconsejar,
con la poca o mucha sabiduría que la vida ahora me otorga,
allá voy.

Sé total.

Cuando te equivocas, equivócate a fondo.
Cuando sabes que aciertas, actúa a tumba abierta.
No des etiqueta de verdad a todo lo que te decimos sobre ti,
siempre está tintado de mucho de nosotros;
mas considera y da oportunidad a todo lo que escuchas,
porque siempre hay para ti una información útil,
siempre hay un regalo escondido en cada paso.

Cuando vives, que es cada momento,
vive lo más auténtico de que seas capaz.
Cuanto más cerca vivas de lo que de verdad eres
más aprovechado será tu día.
Ganes o pierdas la batalla de cada momento,
tu caminar habrá sido una victoria.

Cuando nos equivocamos a tu alrededor,
cuando ves tantas cosas criticables que no entiendes,
critica con intensidad.
Sólo siendo capaz de replantear los cimientos
y cuestionar todo lo aparente,
nacen las verdaderas transformaciones,
se crean las más bellas obras de arte.
Y a la vez, sé comprensivo y no olvides
que todos lo hacemos lo mejor que sabemos.

Tus luces son inmensas
mas no las uses para escapar de tus sombras.
Ellas son tan parte de ti como la luz.
Aceptarlas y quererlas te hará mejor persona.
Queriendo a tus errores
y sonriendo con ellos
no estarás disociado perdiendo energía
en discusiones inútiles contigo mismo.

Ríe con totalidad,
como si cada risa fuera la última de tu vida.
Baila como si juzgaran la final de un concurso
y a la vez como si nadie en el mundo te viera.

Vive tu vida
como juegas al fútbol.
Entregado al cien por cien.
Luchando cada bola sin darla por perdida.
Respetando a cada compañero
y más a cada adversario.
Sabiendo que por dura que sea la partida
en el fondo es un juego,
y nada es tan trascendente como parece,
y al mismo tiempo,
en cada cosa estás jugándote la vida.

Sé responsable de todo lo que hagas
sin olvidarte de todo lo que digas.
No creas que eres todo lo que pareces
y mucho menos lo que sientes cada día.
Tus emociones son fieles compañeras
pero no dejes que dirijan donde pisas.
No te confundas con ellas,
ni con tus pensamientos.
Lo que eres tú es lo que engloba,
la tarta que contiene a todas esas guindas.

Ama con totalidad
y nunca olvides
que se ama con el corazón
y también con la cabeza.
Aprende cuanto antes
a que aunque menudo discutan
son tus mejores aliados
en esta tu existencia.

Vive como si tú lo fueras todo
sabiendo que eres parte de la vida,
que esta es la más grande
que a ella le debes cada instante
y que cada instante es un regalo.
Cuando ella te lleve por lo que no te agrada
acepta con humildad que así es como lo quiere.

La vida es tu único amo y sólo a ella sirves.
Sólo ser fiel a lo que ella te brinda,
sólo agradecer lo que ella te regala,
sólo aprovechar lo que te posibilita,
te abrirá las puertas de ese “ser feliz”
que tantos buscan y pocos encuentran.
Eres parte de ese eterno camino.
Humíllate ante todo lo que vino antes de ti,
sé honesto para mejorar todo lo que traerás.
Aportas a la vida todo en lo que creas,
y todo lo que creas
.

Querido hijo,

Vive sabiendo que todo mereces
y a la vez sabiendo que nunca tienes nada.

Vive queriendo casi todo.
Y a la vez,
aceptando y aprendiendo a estar bien
con casi nada.

 

Y más alla de todos mis consejos
qué tengo que decirte
si cada día aprendo de ti,
si cada día en ti veo algo que me admira.
Si cada día agradezco ser tu padre.
Tú sabes lo que eres.
Busca dentro de ti
y cree siempre en lo que encuentras.
El viaje más importante que te queda
con todos los que tendrás que ir hacia fuera,
seguro, es hacia adentro.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.