Hacia mediados del camino (2): The Kid

Desde mi primera idea de esta historia con alma de película, hasta la limitación con la que al final he podido hacerlo, está la clásica diferencia entre lo que me gustaría haber hecho y lo que al final puedo.

¿Os suena de algo? Este es uno de los pequeños matices que tengo de mi pequeña definición de mí, inacabado. Inacabado como las mil cosas que empiezo y nunca acabo, como la tesis doctoral que he empezado ya cinco veces y ahora sigue estando como al principio, como los tantos planes que hemos hecho y se han quedado en nada. Repasando mi vida hasta ahora encuentro tantos y tantos sueños incumplidos que a veces siento que todo han sido planes y pocas concreciones.

Pero luego vuelvo a ser positivo y encuentro todo lo hecho y algunos, muchos sueños, que he llevado a cabo, mal que bien, y eso me anima. Sigo prefiriendo hacer cosas aunque no sean como las imaginé, pero hacerlas, que olvidarlas y permitir que se queden por el camino. Y es que… sigo siendo un soñador…

Os cuento esta canción, que es una de ese puñadito de canciones en las que me siento identificado. La de ese chico (the kid) que siempre está soñando. A veces se siente estúpido, a veces se siente inventando la piedra filosofal. El chico que tiene este hábito de soñar que a veces le mete en problemas. Lo cierto es que no puede parar de soñar, menos de lo que puede hacer que sus sueños se hagan realidad.

Ni rastro en youtube de la versión original de Peter, Paul & Mary… aunque esta versión no está mal 🙂

   
   
   


Letra completa:

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.