Cuando el alma amiga viene de visita…

… la puerta está abierta de par en par,
las ventanas dejan salir sus cortinas salvajes,
domadas por el viento;
las luces del hall están encendidas
y el suelo, recién encerado,
parece estar pidiendo que llegue el visitante,
que no es tal. Es camarada,
es compañero, es dueño, es habitante.

El que llega, a la vez es acogido y acoge,
a la vez se ofrece y recibe.
El alma amiga, que siempre que vuelve
pide permiso, aunque bien sabe en su sentir
que no lo necesita.

Querida alma amiga,
puedas o no puedas venir mañana de visita,
que tu día a día esté plagado de sonrisas profundas,
llenas de amor, pasión y alegría,
templadas de compromiso y responsabilidad,
abiertas de libertad.

Querida alma amiga,
Te vea cada día o no te encuentre en lustros,
que ese algo que nos une, tan desinteresado,
haga que conmigo te sientas siempre en casa.
Como yo contigo.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.