Tierra

Llevo tiempo sin escribir en el blog. Resulta mucho más fácil hacer un post en facebook o poner un tuit. Y no me gusta encontrar tan lejano el momento y el espacio de escribir y compartir parte de la vida, conmigo mismo y con quien quiera escuchar…

Y en este inmenso vacío del exceso de problemas y de ocupación, de la falta de la paz y la consciencia que anhelo, hoy me encuentro con un precioso regalo a través de Carlos, y me obligo a ponerlo en este post para que permanezca, y no se pierda entre la maraña de novedad interminable que son las redes sociales…

El regalo en cuestión es “Tierra”, de Xoel López e Iván Ferreiro:

No os conocía, pero os agradezco vuestra inspiración y la oportunidad de estos cuatro minutos de paz y de consciencia.

Lo que hoy me toca de esta canción tiene que ver con ese difícil equilibrio entre los sueños y las ilusiones, y la realidad de la vida y lo que tiene preparado para nosotros. Y me apetece honrar y agradecer todos esos proyectos, personales y sociales, físicos y emocionales, cosas y personas, que no salieron bien, que acabaron, que se rompieron, que no se encontraron, que se perdieron por el camino. Honrar y agradecer toda la frustración de no ser lo bueno que me habría gustado, de no haber conseguido lo que me gustaría haber conseguido, de no tener lo que me gustaría tener, de no llegar a ser quien me gustaría ser.

A pesar… y gracias… a esa frustración, sigo anhelando, sigo sintiendo y sigo creyendo. Sigo viviendo, con más o menos consciencia, cada día. Abierto a ser esa extraña mezcla entre quien quiero ser, quien estoy llamado a ser, quien la vida quiere que sea.

“Y lo intento cada día ser todo lo que había imaginado,
y me encuentro que la vida siempre tiene algo preparado”

“Y hace tiempo que yo ya me fui, yo siempre me estoy yendo
pero siempre estoy contigo”

Y a ti, compañera/o de camino que lees hoy este post, te miro, te sonrío, te reconozco. Aquí estamos. Aquí seguimos.

 

 

Letra completa:

Yo soñaba cada día poder alcanzar la playa
y ahora está tan cerca, casi ya la puedo oler.
Y espero cada vez más próximo al final.
Ya puedo sentir tierra seca tras la arena mojada.

Y no me da la gana de pensar que nada es para siempre.
Si esta canción se acaba que acabe el mundo para todos.
Todos somos nada sin las palabras dime qué nos queda.

Y vuelven algunas rimas a mi mente cansada,
partes de guiones que creía olvidadas.
Melodías que una vez pensé que iba a perder
se tornan ahora bellas y valientes sinfonías.

Y hace tiempo que yo ya me fui, yo siempre me estoy yendo
pero siempre estoy contigo
aunque a veces pienses que no hay nada.
Cuando me quedo mirando como si estuviera ausente
Es porque estoy viajando, no pienses que voy a perderme.

Sí, ya sé que el mundo seguirá girando
cuando ya no quede nada.
Y nosotros vaguemos por la historia
como simples hombres solitarios
Reyes que perdieron todo,
todo lo que tanto amaban por quererlo demasiado.

Y lo intento cada día ser todo lo que había imaginado
y me encuentro que la vida siempre tiene algo preparado
que supera cualquiera de mis fantasías.
Nada comparado con lo que realmente sucedía.

Sé que el mundo seguirá girando solitario
y lo intento, cada día,
cada día, sucedía…

Yo soñaba cada día poder alcanzar la playa,
Yo soñaba cada día poder alcanzar la playa.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Tierra

  1. Andoni dijo:

    Dedicado hoy a vosotras, mis hermosas compañeras en uno de esos proyectos que sí salen bien, y que siguen, y que crecen: Cristina Giménez, Estíbaliz León (@EstiLeon), Lorena Fernández (@loretahur), María Pascual de Zulueta (@mpz7). Sois geniales. Gracias!

Los comentarios están cerrados.