Bitácora 46

Bitácora del capitán y único tripulante de la nave espacial Andoni Eguíluz Morán en la fecha estelar 1418513731849 (según java.lang.System).

En las primeras horas de vigilia tras 46 vueltas completas habitando este cuerpo girando alrededor del sol, puede ser un buen momento para evaluar mi estado de ánimo de forma objetiva, en el simple pero habitual modo terrícola de sumar para lo positivo, y restar para lo negativo. Veamos:

– Sentir que sigo disfrutando del regalo de la vida: +1.000
– Mi salud y la de los míos: +400
– Mi madre y sus cosas, el recuerdo de mi padre que sigue presente en mí: +300
– La sonrisa de mi madre ahora, tras acogerla en mi casa: +80
– Aguantar a mi madre diciéndome que coma, que eche a lavar ya esa camisa, que descanse…: -30
– Los pedazo hijos que la vida me ha regalado y su belleza de alma: +800
– Todas las cosas bonitas que me han pasado y he construido en 46 años: +200
– Todas las personas bonitas que han pasado por mi vida y lo que he experimentado con ellas: +250
– Todos los fracasos, los errores, el desamor y los malos ratos de esos 46 años: -180
– Ver el lado izquierdo de mi cama y de mi corazón reservado para mi compañera, hoy vacíos: -160
– Sensaciones de la última ruptura y dolores asociados: -70
– El recuerdo y reconocimiento a mis compañeras: +90
– Los amigos y amigas que sé que están ahí, aunque no siempre hablen, aunque no siempre escuchen: +90
– Mi trabajo y todas sus cosas chulas: +60
– Mi trabajo y todas sus cosas chungas: -23
– Preocupación por el certificado que tengo que recoger de la Seguridad Social sobre la deuda que se han inventado contra mí (y las llaman SLs): -25
– Resto de preocupaciones cotidianas: -8
– Resto de ilusiones cotidianas: +9
– Ilusión por ir con Ander hoy a ver a Josuan en Lezama seguir luchando por el primer puesto contra el Athletic: +11
– Varios NS/NC: +/-5
– Recibir cómo unas cuantas personas han decidido ya regalarme unos cuantos preciosos momentos de su fin de semana felicitándome: +60
– Que mi hijo mayor me felicite por whatsapp el primero a las doce de la noche, que me diga que me quiere y que agradece que sea su padre, y que me mande el audio de “ring of fire”: +500
(¿se os ocurre mejor regalo?)

Estado actual de ánimo:  +3.354 (+/-5)

(Estado deseado para la “felicidad” desde mi complejidad: +3.500. Cachissssss…
-“ahora entiendo lo que quieren decir cuando se habla de “la felicidad de la sencillez”-)

¿Con cuántos puntos acabaré el día?

De momento, la travesía está mereciendo con creces la pena, afirmo.

Pase lo que pase en la próxima tormenta de meteoritos, y sea cual sea el resto del viaje, la travesía habrá merecido con creces la pena, confirmo.

Puedo y suelo estar con muchas emociones revueltas y mezcladas… como buen humano.
Pero muy, muy, muy por encima de todas, me siento profundamente agradecido. A la vida. A todos y cada uno de vosotras/os.

Bitácora: Corto y cambio.

Love is a burning thing
And it makes a fiery ring
Bound by wild desire
I fell into a ring of fire

I fell into a burning ring of fire
I went down, down, down and the flames went higher
And it burns, burns, burns, the ring of fire
The ring of fire

The taste of love is sweet
When hearts like ours meet
I fell for you like a child
Oh, but the fire went wild

I fell into a burning ring of fire
I went down, down, down and the flames went higher
And it burns, burns, burns, the ring of fire
The ring of fire

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.