Camino de guerrero

En la mierda que quieran echarme,
en el desamor que pongan en su mirada,
en la medida en la que soy capaz
elijo hacerme transparente,
no dejarme manchar por eso que no me corresponde,
no dejarme tocar por eso que no he merecido.

 

En el desprecio que me lanzan,
siento el dolor de las punzadas,
que rozan mi piel,
mas no taladran mi alma.

Si puedo esquivarlo, sonreiré.
Sin contestar.
Si no puedo, intentaré
aceptar mis cicatrices
y lucirlas orgulloso.

Heridas de guerra,
heridas de vida.

Mi camino de guerrero
no es de espada,
ni armadura.
Es a pecho descubierto,
es abierta la mirada.
¿El coraje?
en la aventura.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.