Grandeza de corazón

Es grande quien nace grande…

Más grande quien se hace grande,
quien no mira a su grandeza
como mérito de sí,
sino como responsable
de todo lo que hay por hacer.

Es grande quien vive grande
y hace grande lo que vive,
mas no se siente culpable
de que todo no se puede.
Es grande el que mira lejos
sin dejar de ver la tierra.
Es grande quien es humilde.
Quien sin enseñar, enseña.

Es grande el eterno alumno
que nunca lo sabe todo;
quien fue pequeño y lo sabe,
es grande si lucha a fondo.

Eres grande si te rindes
a lo que está por encima.
No es más grande el que es rebelde,
sino el que sabe callar
para dar fuerza a la acción.
El que sabe respirar
antes de usar el cañón.

Eres grande, pues tus padres
te hicieron de rocas grandes,
grandes pinos, robles grandes,
grandes ríos, grandes fuegos
y grandes campos de flores.
Y de pequeñas esencias.
Y de profundos amores.
Te hicieron de prado verde
de ilusión de primavera,
Y manto de blanco invierno
forjado en luz y presencia.

Eres grande al aceptar
este reto de vivir
encontrando tu verdad.
Eres grande al aceptar
que grande eres.
Eres así.

Y tu grandeza, al final,
te la medirá la vida.
No te duermas.
No escatimes.
Eres grande, qué faena.
Eres grande. Bendición.
Eres grande en hora buena
y transitando el dolor.

Eres grande y lo serás…
Grandeza de corazón.

 

Felicidades, Josuan.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.