Je suis Charlie

Hace diez días estábamos en París, disfrutando de la ciudad de la Luz, en una época particularmente luminosa en sus calles. Vivimos tres días de mucha alegría y mucha paz.

Es por eso para mí aún más triste que a cinco minutos de nuestro hotel, hoy la sangre haya sustituido a la luz.

En días como hoy es difícil, pero no quiero perder la esperanza de que en esta larga historia de siglos de muerte estamos como humanidad, poco a poco, consiguiendo aprender que el camino es otro. Entender, aceptar, respetar.

Los que no saben hacerlo, cada vez son menos. Me resisto a generalizar, a culpabilizar o a poner etiquetas. Los asesinos sólo se representan a sí mismos. Como los que, tras mucho dolor, hemos dejado de tener en nuestra Euskadi.

#JeSuisCharlie

Descansen en paz.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.