La luz del final del inbox

Después de unas cuantas horas robadas a mis vacaciones de esta Semana Santa, y después de decidir también cortar por lo sano a partir de una fecha hacia atrás, hoy por fin me pasa una cosa que llevaba tiempo sin pasarme: ver “la luz del final del inbox”.

Cualquiera que organice un taller, curso o seminario en el que consiga enseñarme la manera de que esto sea lo habitual, tiene mi matrícula asegurada, y mi eterna gratitud. 🙂

Ufff… qué relax. Esto seguro que acaba convirtiéndose en una terapia alternativa, a la altura de las constelaciones familiares, el reiki y el rebirthing. Como poco.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.