Los males del dar

Ya sabéis que soy muy fan de Joan Garriga… a veces me hace descubrir cosas, a veces leyéndolo me doy cuenta de cuánto de acuerdo estoy con él. Es curioso cómo hay personas con las que se coincide tanto en maneras de entender…

En este caso, entender las relaciones. En nuestra visión de extremos, a veces parece que las personas somos demasiado egoístas y por eso las relaciones no funcionan. Entonces hay quien se pone a dar, dar y dar al otro como “solución”. Y eso no soluciona nada. No se trata de dar en exceso, se trata de equilibrios. Creo que la pareja, la amistad en general, e incluso la relación con uno mismo, son caminos de equilibrio entre dar y recibir. Cito un extracto del libro de Joan “El buen amor en la pareja” que aparece en su página de facebook:

“A veces, por amor a la pareja, uno da un poco más que el otro, con lo cual éste corre el riesgo de quedar más pequeño. Por eso también puede ser aconsejable que, por genuino amor, se dé un poco menos, en función de lo que el otro puede recibir y devolver dentro de sus posibilidades.
Conviene cuidar bien de este asunto y evitar lo que podríamos llamar «los males del dar». Si uno da mucho y el otro puede recibir o devolver poco (aunque tal vez exija mucho), se crea frustración y desigualdad, y entonces en un sentido profundo puede que ya no haya pareja, que falte la paridad.”

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.