Trump no gana… es Hillary quien pierde

Tras unos días leyendo análisis y comparativas sobre Trump… quiero acabar creyendo que este análisis de USA es más simple de lo que parece. Los republicanos votan republicano aún tapándose la nariz, igual que la derecha en todo el mundo (Trump ha perdido 1M votos respecto a su partido en 2012), a la vez que la “izquierda” (que en EEUU no es tal) es más consciente, más crítica, duda mucho más, y necesita ilusionarse. Y Hillary no ilusiona. Las mujeres republicanas han votado Trump y muchas demócratas no han votado (o han votado 3as. opciones, como Susan Sarandon que no votaba con su vagina 🙂 ). Hillary ha perdido 6M votos con respecto a Obama 2012. Y en un país con tan poca participación, arrastrar a los “tuyos” es la clave.
[no olvidemos que un “gran” Obama con todo su arrastre ha gobernado por los pelos, sin mayoría en las cámaras]

De hecho, cada vez pienso más que la democracia representativa es continuista: los cambios de voto se producen poco, lo que ocurre es que la gente se mueve entre abstenerse o votar lo de siempre (o como mucho se va a una opción cercana estilo PSOE-Podemos-IU o Ciudadanos-PP). Lo que sí incorpora algo novedoso es la irrupción de nuevos partidos (como ha pasado en España). O referendums no representativos (acuerdos de paz en Colombia, refugiados en Hungría, Brexit), que esos sí obligan a pensar y quizás permitan “salirte” un poco más del marco establecido (de para mí desgraciadas maneras, tengo que decir). Por lo demás, seguimos con… las dos Españas, los dos USAs… la izquierda y la derecha (con sus condicionantes por país) se perpetúan. Con distintos trajes, dualidades similares. A la espera de qué ocurra con Le Pen y similares.

Veo muchos análisis transversales de voto por género, por raza, por tendencia… pero creo que una de las claves más importantes son los análisis longitudinales de cambio de voto (cuándo y por qué se cambia, cuándo y por qué alguien se abstiene). Y de esos encuentro menos. Y creo que explican mucho.

Tras mi bajón inicial, yo creo que una sola persona no tiene tanto poder. Los republicanos no le van a dejar hacer a Trump cualquier cosa (al fin y al cabo tanto en el Congreso como en el Senado lo que hacen falta son votos). No va a haber un nuevo Hitler. Tenemos un gobierno republicano, sin más. Como fue Reagan, como fue Bush.  4 años de taparnos la nariz y aguantar la respiración… esperemos que no deje nuestro maltrecho mundo demasiado tocado y que podamos aprender de la lección.

El cambio que el mundo realmente necesita no viene por los caminos que se están presentando. Pero veo una parte buena en que haya cambios. Al menos hay cierto “despertar” en que el camino que tenemos no es el adecuado. Pero faltan personas de talla elevada, que diseñen y convenzan de caminos más sanos, humanos y revolucionarios.

Confío en que animen a Michelle a presentarse en 2020. Esa sí que barre a Trump.  Michelle for president! 🙂

trump-voldemort

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.