Fidelidad

No te pongas el reto de ser extraordinario como el motor de tu vida…
haz de tu vida algo extraordinario siendo fiel a ti mismo.
Con lo que eso signifique, con lo que eso traiga, con lo que eso alumbre.
Muchas veces será normal, muchas veces será pobre.
Algunas veces será grande. Otras veces será sublime.
Pero en cualquier caso, intenta que sea verdad.
Tu propia y auténtica verdad, construida de mil y una evoluciones,
apoyada en triunfos y en fracasos, en logros y frustraciones.

No todo en la vida va a ser, ni necesita ser, una matrícula de honor.
Y a veces el mejor regalo está escondido dentro de un suspenso.

Se trata de encontrar el regalo en cada cosa, ordinaria o extraordinaria.
Se trata de vivir con autenticidad cada cosa, ordinaria o extraordinaria.
Se trata de ser uno con la vida. Con sus normalidades, con sus pobrezas y sus grandezas.

Se trata de encontrar tu propio camino y vivirlo con alegría y generosidad. De barrendero o de físico nuclear. Tu personal y maravilloso camino, tan simple o complejo como parezca.

Se trata de que tu vida tenga sentido. El que tú determines y encuentres.

Se trata de recibir con totalidad lo que la vida te trae,
y entregar con totalidad lo que eres y haces.
Siendo fiel al regalo de la vida.

Esta entrada fue publicada en Personal (Andoni). Guarda el enlace permanente.